jueves, 23 de febrero de 2012

Guacamaya, una especie amenazada en Panamá

Guacamaya, una especie amenazada en Panamá

Por: Edwin Rodríguez

panatocumen@hotmail.com     /     Sígueme: @PanaTocumen


Además de la guacamaya roja, Panamá cuenta con otras cuatro especies: la roja y verde, la azul y amarilla, frenticastaña y la verde.
Foto: Edwing A. Rodriguez 


 La guacamaya roja es una de las  especies de aves más amenazadas de desaparecer en Panamá.
Panamá, es un país que tiene registradas científicamente más de 940 especies de aves.

Las variedades de guacamayas que habitan en el Istmo Panameño componen un porcentaje de este gran tesoro que se ve amenazado  diariamente.

 Cuando  andamos por el bosque, la naturaleza  nos ofrece pocas veces espectáculos tan impresionantes como el vuelo de una pareja de guacamayas o una bandada de estas, ondeando sus largas alas y en coordinada algarabía.

 Las guacamayas pertenecen a las especies de mayor tamaño y son esencialmente arbóreas; se alimentan de renuevos, flores y frutos de las copas de los árboles.
Estas hermosas aves, que se pasan la mayor parte del día asoleándose y comiendo, pertenecen a la familia del psitácido;  son esencialmente aves muy llamativas, por su colorido y tamaño.

Como ave doméstica es popular por su comportamiento sociable y porque aprende a imitar palabras.

Según los registros, las guacamayas tienen  un periodo de vida que alcanza hasta los 70 años. Aunque Son originarias de las selvas de América Central y Meridional; Panamá cuenta con una variedad importante de ellas.

 En Panamá, las guacamayas  Habitan bosques lluviosos de las tierras bajas; viven en remotas porciones de bosques húmedos.
Pueden   medir hasta  90 centímetros de longitud,   y su cola alcanzar hasta los 60  Cm.

Pero  tristemente, cada día las guacamayas son menos comunes en Panamá. Sus poblaciones han disminuido mucho y ahora sólo se encuentran en las regiones apartadas y principalmente despobladas, sobre todo en los bosques no intervenidos  del extremo oriental de Panamá como alto Bayano y Darién, así como la Isla de Coiba.
 La disminución del hábitat no es lo único que ha afectado a las guacamayas, también su caza furtiva para alimento y la obtención de las plumas o el robo de las crías a fin de venderlos  como mascotas ha contribuido  a la deducción de su población. Por ende, si no se aumenta su protección, en un  futuro muy cercano seremos  testigos de la extinción de varias de estas especies en Panamá.
Según el registro  de la Autoridad del Ambiente Panameño (ANÁM),    entre  las especies  en peligro de extinción se encuentran la guacamaya verde (Ara ambigua) guacamaya azul y amarillo (Ara arara una), guacamaya roja (Ara chloroptera), guacamaya bandera (Ara macao) y la guaquita (Ara severa).

Las guacamayas anidan en los troncos de los árboles vetustos y son padres atentos y cariñosos; a lo largo de su vida viven con una sola  pareja.

  Algunas especies de guacamayos ponen solo dos huevos, otras hasta 5. El periodo de incubación varía entre dos y tres meses, según la  especie.
 Las pequeñas pueden abandonar el nido a los dos meses, mientras  que en las grandes especies de guacamayos, este periodo se prolonga por varios meses hasta que se deciden alzar el vuelo.


La guacamaya roja es muy fiel a su pareja. Una vez que se encuentran no se separan jamás.
Foto: Edwing A. Rodriguez 


La edad para la reproducción es a partir de los cuatro años. La hembra pone entre dos y cuatro huevos; sus troncos   preferidos para poner son los  árboles de gallinazo, ceiba y barrigón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada